La ivermectina como clave para enfrentar la COVID-19

Alberto Piamo Morales, Milagros García Rojas

Texto completo:

HTML PDF

Resumen

Una parte esencial del ciclo de replicación de muchos virus es la importación y/o exportación nuclear de proteínas virales en las células infectadas para llevar a cabo actividades críticas de replicación, integración o transcripción de ADN, además de amortiguación de las respuestas inmunitarias de la célula huésped, que permiten la supervivencia del virus.La importación de tales proteínas requiere del reconocimiento de señales para la localización nuclear (NLS) en la proteína de carga -por parte de los receptores de importación nuclear-, los cuales son miembros de la familia de proteínas importinas (IMP). De ellos hay múltiples tipos α y β. Las NLS son comúnmente reconocidos por la subunidad IMP α del heterodímero IMP α/β, mientras que la subunidad IMP β media el acoplamiento y la translocación a través del complejo de poros nucleares (NPC).

Wagstaff y otros identificaron que la ivermectina es capaz de inhibir la importación nuclear mediada por IMP α/β , en varios virus.

Los estudios sobre las proteínas de COVID-19 han revelado un papel potencial para IMP α/β 1 durante la infección, en el cierre del núcleo citoplasmático dependiente de la señal en la proteína nucleocápside, que puede afectar la división celular. Además, se ha demostrado que la ORF6 -proteína accesoria de la COVID-19, antagoniza la actividad antiviral del factor de transcripción STAT1, al secuestrar IMP α/β 1 en la membrana rugosa del retículo endoplasmático/aparato de Golgi.

Según la hipótesis de Caly y otros, IMP α/β 1 se une a la proteína de carga del coronavirus en el citoplasma y la transloca a través del NPC al núcleo donde el complejo se desmorona. Entonces la carga viral puede reducir la respuesta antiviral de la célula huésped, lo que provoca una infección mejorada. La ivermectina se une y desestabiliza el heterodímero IMP α/β 1, lo cual evita que IMP α/β 1 se una a la proteína viral e ingrese al núcleo. Esto probablemente da como resultado una inhibición reducida de las respuestas antivirales, lo que puede inducir una respuesta antiviral normal y más eficiente.

Caly y otros comprobaron in vitro que con un tratamiento único de ivermectina, se redujo en alrededor de 5 000 veces el virus en cultivo celular, a las 48 horas de aplicado.

  Resulta muy urgente resolver la alta demanda de medicamentos eficaces que permitan el control de la pandemia, así como la reducción de muertes por COVID-19.



Copyright (c) 2020 Alberto Piamo Morales, Milagros García Rojas